La vida que salves puede ser la tuya

Por Bad Catholics

Esta mujer (FOC) ha sido acusada de ser la señora más chocante, tenebrosa, provocadora, vulgar, retorcida, pesimista, malvada y sádica que América ha conocido. En realidad, fue -muy probablemente- la más santa y la más ferviente católica de la que puedas tener noticia. Fue esa santidad la que hizo que su escritura resultara sorprendentemente oscura, retorcida, sádica y todo lo demás, porque solo la santidad puede reconocer el mal y llamarlo por su nombre. El mal gusta de ser astuto, para aparecer como bueno, sin alarmarnos pero haciéndonos caer en la autocomplacencia, como dice Escrutopo -el diablo de C.S Lewis-: “De hecho, el camino más seguro hacia el infierno es el gradual -. La suave pendiente de suelo blando, sin giros bruscos, sin metas, sin señalizaciones”

Para que el mal aparezca tal cual es -espantosamente malo- hace falta un escritor extraordinario como Flannery O’Connor. Y, por supuesto, sus críticos seculares la odiaron por eso. Y, por eso, a mí me encanta.. Ella, más que ningún otro autor moderno, tiene mucho que decir sobre la culpa, el pecado y el perdón, eso que los Malos Católicos quieren oír.
Estaba leyendo su cuento “La vida que salves puede ser la tuya”. Léelo. Te lo debes a ti mismo. Si no lo has leído es necesario un breve resumen: Un hombre, el Sr. Shiftlet, promete casarse con la hija retrasada de una mujer a cambio de un coche. Finge ir de luna de miel, se deshace de la niña – a kilómetros de casa – en una cafetería y se va. El cielo parece estar cayendo sobre él, la ira de Dios está cerca, cuando recoge a un chico que acaba de huir de su madre, y le convence para volver a casa. A continuación, leemos lo siguiente:
“El Sr. Shiftlet sintió que la podredumbre del mundo estaba a punto de devorarlo. Alzó el brazo y lo dejó caer sobre su pecho. “¡Oh Señor!” -rogó- “Ven y limpia el barro de esta tierra!” … Después de unos minutos hubo por detrás un repique de carcajadas de trueno y fantásticas gotas de lluvia, como hojalata, se estrellaron en la parte trasera del coche del Sr. Shiftlet. Rápidamente pisó el acelerador y corrió bajo la lluvia hacia Mobile.”

¿Qué estaba diciendo O’Connor? ¿Que el hombre estaba condenado? ¿Que la ira de Dios se estaba descargando sobre él? Considera la Escritura: “Pero si adviertes al justo para que no peque, y él no peca, él vivirá porque hizo caso de la advertencia, y tú habrás salvado tu propia vida” (Ezequiel 3:21). Lee de nuevo. Aquí viene la bomba. La vida que salvas es la tuya. Al salvar al niño de una mala vida, el Sr. Shiflet salva la suya. ¿Puedes creer en la misericordia de Dios? Uno de los mayores efectos del pecado es que nos convertimos en cobardes. Acabo pensando, “No valgo nada, no puedo hacer las cosas bien, soy un hipócrita, merezco que me parta un rayo por vivir una doble mentira. No puedo ayudar a otros, porque no puedo ayudarme a mí mismo.” Honestamente, ese pensamiento puede parecer razonable a veces. Pero Dios nos llama a todo lo contrario. Él llama a salvar la propia vida pecaminosa ayudando a los demás, no por el juicio hipócrita, sino por el amor honesto. El pecado nos adentra en nosotros mismos, cuando Dios nos invita a gritar desde las profundidades, para salvar nuestra propia vida.

¿Estás consumido por la culpa? Tal vez hayas sido perdonado a través del sacramento de la Reconciliación, pero aún no puedes sacudirte del alma el peso del pecado. Creo que el remedio para esto es actuar hacia el exterior, para salvar su propia vida. ¿Por qué crees que escribo este blog?

Inciso final: Hoy he ido a la Reconciliación. Estoy tan puro como la nieve.

Traducción por JV

Original en The Life You Save May Be Your Own

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: