How to make the end of abortion the end of unwanted children | LifeSiteNews.com

How to make the end of abortion the end of unwanted children | LifeSiteNews.com.

vía How to make the end of abortion the end of unwanted children | LifeSiteNews.com.

  1. isabel

    Yo traduzco este artículo. Gracias.

  2. Isabel

    (Aquí está la traducción. Perdón por el retraso… A lo mejor hay frases que pueden ser matizadas… my English level no me daba pa’ más!!)

    Cómo hacer del fin del aborto el fin de los niños no deseados.
    POR KRISTEN WALKER.
    25 de enero de 2012 (LiveAction.org) – Recientemente, he discutido la correlación entre el problema de los esclavos emancipados en Sudamérica y el del fin del aborto en nuestro país. Aunque la mayoría de los provida están de acuerdo en que se debe dar fin al aborto tan pronto como sea posible, ésto no cambia el hecho de que un millón de bebés más por año -muchos nacidos de madres con recursos limitados o de embarazos no deseados- supondrían un problema extra para los programas de asistencia federal y bienestar social.
    La primera parte para la solución del problema es de largo alcance y, sin duda, difícil. Se trata de cambiar la manera de pensar de los jóvenes respecto a temas como la responsabilidad, la moral y la sexualidad, lo cual también implica cambiar los corazones y las mentes de los adultos para que éstos eduquen a sus hijos proporcionándoles una mejor formación e inculcándoles valores tradicionales.
    Si bien es esencial que continuemos dando ejemplo y abogando por valores en lo que a sexualidad se refiere más elevados que los predominantes hoy en día, también es importante que nos demos cuenta de que van a seguir dándose casos de embarazos no deseados, y muchos.

    Es necesario educar a las parejas para la adopción. (<– esto es el pie de la imagen original que no se deja incluir en el comentario)

    Según el U.S. Census, la monoparentalidad ha aumentado de 3 millones de familias en 1970 a cerca de 14 millones en 2010. Esto es casi un aumento del 100% por década. Un –nada sorprendente- 84% de los progenitores solteros son madres. La llegada de la revolución sexual de los sesenta hizo que el número de familias nucleares disminuyera, y que aumentara la dependencia del estado, que actuaba como padre y proveedor de servicios para los hijos de familias monoparentales. Hoy en día, un asombroso 70% de los niños negros son nacidos fuera del matrimonio.
    Cuando las mujeres confundieron el libertinaje sexual con la independencia, no les importó tener un marido que les proporcionara una carga diferente: la de criar a los hijos ellas solas. Yo fui criado por una madre soltera. Ella lo hizo lo mejor que pudo, y yo la quiero por ello, y también aplaudo su valor y su fortaleza. Sin embargo, mi hermano y yo hubiéramos crecido mejor con un padre presente.
    No me crean si no quieren. Pregúntenle a Mark Mather, PhD:
    “Se ha demostrado que los problemas del crecimiento en una familia monoparental van más allá de los económicos: también aumenta el riesgo de abandono escolar, de desconexión del mundo laboral y de ser padres adolescentes. Aunque muchos niños educados en este tipo de familias salen adelante, otros se enfrentan a importantes retos en su transición hacia la adultez.”
    The Telegraph también informó con un estudio hecho sobre 14.000 niños de Reino Unido nacidos entre 2000 y 2002:
    “Aproximadamente, el doce por ciento de niños sacados adelante por un solo progenitor presentaban problemas de comportamiento hacia los siete años, comparado con sólo el seis por ciento de los hijos criados por ambos padres naturales.”
    Algunos años después, la polémica escritora Ann Coulter provocó titulares cuando reveló estas estadísticas (que ya habían sido publicadas anteriormente en una revista de izquierdas):
    “Un estudio citado en el Village Voice traía consigo cifras similares. Concluyó que los niños criados en hogares de madres solteras “son cinco veces más propensos al suicidio, nueve veces más propensos al abandono escolar, diez veces más al abuso de sustancias químicas, catorce a cometer violaciones (los chicos), veinte a acabar en la cárcel, y treinta y dos a escaparse de casa.”
    Ella añadió, además, la siguiente e impactante información:
    “En 1996, el 70% de los reclusos en los centros estatales de detención de menores que estaban cumpliendo largas sentencias habían sido criados por madres solteras.
    El 72% de los asesinos juveniles y el 60% de los violadores proceden de los hogares de madres solteras. El 70% de nacimientos de padres adolescentes, desertores escolares, suicidas, fugitivos, delincuentes juveniles, y asesinos de niños provienen de familias monoparentales.”
    Como provida, creo firmemente que debemos respetar la santidad de la vida de los seres humanos no nacidos. También considero que cualquier oportunidad en la vida es mejor que la ausencia de ella. Estoy orgulloso de mi madre, que un buen día descubrió que estaba embarazada de gemelos y era ya una madre soltera de dos, y decidió tener a mis hermanos y criarlos. Afortunadamente, a pesar de haber tomado algunas decisiones no muy estelares, fue una madre excelente, con mucho sentido común, que cuidó muy bien de nosotros. Además, tuvo muchos familiares y amigos en quien pudo confiar y apoyarse.
    El problema es que no todas las mujeres embarazadas tienen la misma suerte; y por eso, para cuando lleguen esos preciosos días en los que el aborto habrá acabado, debemos haber empezado ya a educar a nuestros conciudadanos –especialmente a los jóvenes- acerca del inestimable don de la adopción.
    Mi madre era adoptada, mi abuelo era adoptado, y mi mejor amigo era adoptado. Y siempre he pensado que había algo indescriptiblemente precioso en el hecho de tener a un extraño en tu casa y hacer de él parte de tu familia. Es la prueba de la generosidad y el amor inherente al alma humana.
    La adopción es un proceso poco comprendido. Desafortunadamente, la mayoría de los posibles padres adoptivos lo desestiman por ser un proceso demasiado caro o demasiado lento, mientras que la mayoría de las mujeres que experimentan embarazos no deseados lo ven como una posibilidad difícil, misteriosa y agonizante.
    Necesitamos educar a las parejas para la adopción. Es necesario que sepan que adoptar es más fácil y menos costoso de lo que la mayoría de la gente piensa.
    Pero, por encima de todo, tenemos que empezar a elevar la adopción a un amable y gratificante proceso para la madre embarazada. Ella le está dando a su hijo no sólo el don de la vida, sino también el don de una vida mejor que la que, probablemente, le pueda proporcionar.
    Pronto os contaré más cosas acerca de la adopción, y por qué es nuestra mayor esperanza para asegurar a tantos niños como sea posible el ser criados por padres cariñosos y capacitados que puedan darles las oportunidades que ellos se merecen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: