El sacrificio infantil en la América del siglo XXI

Por: George WeigelLa Biblia Hebrea no es para los aprensivos. Y sus más duras maldiciones fueron sentenciadas a aquellos que practicaron la abominación del sacrificio infantil:

Así dice el salmista:

“Sacrificaron en honor de los demonios a sus hijos y a sus hijas; / derramaron sangre inocente, y la tierra quedó profanada. / Se mancharon con sus acciones y se prostituyeron con su mala conducta; / por eso el Señor se indignó contra su pueblo y abominó de su herencia. / … pero ellos se obstinaron en su actitud, y se hundieron más y más en su maldad.
(Salmo 106, 38 – 40, 43; N. del T. Traducción al español tomada dehttp://biblia.catholic.net/home.php?option=versiculo&id=1006&pagina=2)

Y el profeta Ezequiel, al emitir la palabra de Dios dice:

“Más aún, tomaste a tus hijos y a tus hijas que tú me habías dado, y se los ofreciste para que los devoraran: ¿y no te bastaba eso que te corrompías? / No, pues degollaste a mis hijos y los entregaste para el sacrificio. / Por eso, levanté mi mano contra ti, reduje tu ración y te abandoné al capricho de tus enemigos.” (Ez 16, 20 – 21, 27 N. del T. Traducción al español tomada dehttp://biblia.catholic.net/home.php?tipo=subversiculo&id_lib=1&idcap=87&idver=587)

Treinta y nueve años después de que [la sentencia del tribunal superior de EEUU] Roe Vs. Wade creo una licencia de aborto sin restricciones en los Estados Unidos, y durante la semana, cuando cientos de miles de norteamericanos rezan y marchan por la vida, todos deberían reflexionar estas palabras así como la clase de país al cual la Roe Vs. Wade derivó.

Se suponía que iba a ser un país en donde las mujeres fueron liberadas pero se convirtió en un país en donde las mujeres fueron aún mas víctimas de depredadores y de hombres sexualmente irresponsables, dejadas solas con sus “derechos” para encontrar un “solución” tecnológica al dilema de un embarazo no deseado. Se suponía que se convertiría en un país mas humano pero se convirtió en un país en el cual eruditos moralmente vulgarizados pueden describir como “extremo” y “rara” la respuesta llena de fe de la familia Santorum (Rick Santorum, político norteamericano, N. del T.) ante la pérdida de un recién nacido poco después del alumbramiento. Se suponía que sería un país con mayor igualdad pero se convirtió en un país en donde las fantasías de aquellos que creían que los EEUU eran para los protestantes blancos anglo-sajones, con énfasis en “blanco”, se realizaron mas allá de las mas descabelladas fantasías de los mas locos racistas y eugenistas de la década de los 20’s.

Estas duras verdades han sido ocultadas muy frecuentemente, especialmente donde el aborto esta muy extendido. Por lo tanto, es de reconocer a la Fundación Chiaroscuro, con sede en Nueva York, que haya obligado al departamento de Saludo de la Ciudad de Nueva York a detallar por separado las estadísticas de aborto y embarazo en sus reportes anuales. Los números de 2010, recientemente publicados, harían palidecer tanto a Ezequiel como al Salmista.

De los 208,541 embarazos registrados en la ciudad de Nueva York, 83,750 fueron terminados por aborto: 4 de cada 10. Entre los negros no-hispanos, hubo 38,574 abortos y 26,635 nacidos vivos: Así, por cada 1,000 bebés afro-americanos nacidos, fueron abortados 1,448. Estos números fueron aún más escalofriantes entre las adolescentes negras no-hispanas: Por cada 1,000 bebés afro-americanos nacidos de madres adolescentes, 2,630 fueron abortados. La tasa general de aborto en adolescentes fue del 63% en una ciudad en donde el 16% de todos los embarazos fueron en adolescentes.

Nueva York no es toda Norteamérica, por supuesto. Ahora hay ánimo en varios frentes en la batalla por la vida. La tasa nacional de abortos se ha reducido en las últimas décadas. La ciencia ha reivindicado la posición pro-vida. La balanza de opinión pro-vida / pro-elección se ha inclinado, aunque ligeramente, a la causa por la vida. Es más probable que los jóvenes sean pro-vida que los envejecidos baby-boomers. Las regulaciones legisladas sobre la industria del aborto han sacado del negocio a clínicas en varios lugares.

Sin embargo, aún persiste el hecho de que EEUU es un país en donde casi uno de cada cuatro embarazos termina en la muerte violenta e intencional del niño por nacer. Y esta masacre de inocentes ha estado sucediendo, a menudo en porcentajes más altos, durante casi cuatro décadas.

Como el Salmista y Ezequiel nos han prevenido, alimentar a los demonios nos lleva inevitablemente a un terrible endurecimiento de la sensibilidad. Las advertencias del antiguo Israel sobre donde a donde lleva dicho endurecimiento valen la pena ser reflexionadas en este año electoral y, de hecho, en cualquier año.

George Weigel es un distinguido miembro asociado del Ethics and Public Policy Center (Centro de Política Pública y Ética, N. del T.) en Washington, DC, EEUU.

Traducido por GS

Traducción en honor de la Santísima Virgen de Guadalupe y por la expiación de mis pecadosOriginal en http://www.firstthings.com/onthesquare/2012/01/child-sacrifice-in-21st-century-america

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: